Plantas de regasificación

Enagás es hoy la compañía con más plantas de regasificación en el mundo y un referente en sostenibilidad, buen gobierno, conocimiento e innovación en el sector. El papel de las plantas de regasificación es clave para la seguridad y diversificación de suministro.

Plantas de Regasificación

El gas se transporta en buques metaneros a 160 ºC bajo cero en estado líquido y se descarga en las plantas de regasificación. Mediante un proceso físico, para el que normalmente se utilizan vaporizadores con agua de mar, se aumenta la temperatura del gas natural licuado (GNL) y, de este modo, se transforma en estado gaseoso. A continuación, se inyecta en los gasoductos para transportarlo por toda la red.

Enagás tiene cuatro plantas de regasificación en Barcelona, Cartagena, Huelva y Gijón. Además, cuenta con el 50% de la Planta Bahía Bizkaia Gas (BBG), en Bilbao, y el 72,5% de la terminal de Saggas, en Sagunto. Todas ellas disponen de la tecnología necesaria para la descarga y recarga de buques metaneros, lo que permite reforzar la estructura de aprovisionamiento de la Península e incrementar aun más la diversificación de las procedencias.

En el ámbito internacional, contamos con el 40% de la Planta de Regasificación de Altamira (México), junto con la compañía holandesa Vopak, que es propietaria del 60% de la terminal. Enagás también es el principal accionista de la Terminal de Regasificación GNL Quintero, en Chile.

X

Utilizamos cookies para mejorar nuestro servicio. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para obtener más información o para cambiar la configuración, puedes consultar nuestra política de cookies.